INTIMIDAD

Palabras a golpes de fuego.
Sensaciones que explotan por emerger.
Opresión en el pecho por sentir.
Lo bueno y lo malo de ser yo.

viernes, 4 de enero de 2008


Hoy ha sido el día del NO.
Me he dado cuenta cuando ya el día estaba avanzado.
Si lo hubiera sabido antes, mejor no hubiera hecho ninguna propuesta.
Primer intento: Esta mañana he solicitado un cambio en el trabajo para poder coordinar mejor el resto de la agenda. La respuesta: NO
Segundo: El proyecto conjunto para un cambio importante de hábitat con otra persona ha sido NO. Todavía NO.
Tercero: A mi hija le propongo algo diferente para la cabalgata de mañana, pensando que estaría ilusionada y...... NO.
El cuarto no ha ocurrido todavía, pero lo intuyo: Coincidir aquí con alguien.... será NO?
Hay veces que la vida nos pone pruebas para que tengamos los ojos bien abiertos.
La aceptación del NO es siempre el trabajo de la negativa a un proyecto, a una ilusión, a algo en perspectiva.
Y NO es fácil.
Sobre todo por que aceptar ese NO, abrazarlo, entenderlo, sonreirle es RENUNCIAR.
Siempre para mí, la lección a aprender de ésto es NO ESPERAR, así tal vez, por si solo LLEGARÁ.
Pero hoy era el día del NO y posiblemente yo NO estaba preparada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un NO a tiempo es mejor que un sí a destiempo, por muchas ilusiones que creamos tener en el sí...sabes mejor que yo, que muchas veces, esos NO dolorosos e inexperados con el tiempo han sido un: Tenia que ser NO...
Un beso hermana

Candela dijo...

Solo pase a dejarte un SI y un abrazo.

Con cariño

Regalos que recibo