INTIMIDAD

Palabras a golpes de fuego.
Sensaciones que explotan por emerger.
Opresión en el pecho por sentir.
Lo bueno y lo malo de ser yo.

sábado, 5 de abril de 2008

Ni contigo ni sin tí

Transcribo aquí algo que escribí hace más de dos años a alguien que mi vida marcó. Releyendo papeles de nuevo lo encontré y leerlo me gustó. El resultado es lo de menos. Lo importante para mi fue plasmar aquellos pensamientos.
Tan solo eso, algo de hace tiempo...

Hoy estoy tan perdida como tantas otras veces. Creo saber lo que quiero y lo que no quiero pero lo que no sé es cómo conjugarlo todo.
Hoy sé que me gustas, que necesito tus abrazos, tu mirada, tus palabras, tu presencia… Hoy sé que no deseo perder mi espacio, mi libertad, mi silencio.. Yo sé como vivir con eso pero también sé que tú no puedes vivir bajo mis condiciones. Lo quieres todo o no quieres nada. O estás siempre o te vas. Ese es mi problema. Tengo que acceder y aceptar renunciar a mi propio estilo de vivir o te pierdo para siempre. Y si te vas…. ¿Cómo vivir con el vacío de tu ausencia? Sustituirte?? Sí, se que me sería posible pero te buscaría en cada hombre.
Jajajaja… No podría haber un lugar mágico dónde poner los ingredientes y mezclarlos para tener al ser que una anhela?? Una vez me dijeron que era bueno soñar, aunque mi sueño nunca se hará realidad.
¿Por qué todo es tan complicado? ¿Por qué no entiendes que la amistad que te ofrezco es más grande y profunda que el amor que en otras vidas viviste?
Soy egoísta, pues quiero lo bueno que me ofreces pero no quiero sufrir más, no quiero la angustia, el ahogo, el dolor que siento cuando en nuestro día a día la combinación de nuestras personalidades se convierte en una batalla campal.
No quiero vivir con tus silencios que callan cosas ocultas, ni con tus palabras que se las lleva el viento, ni con tus cambios de humor que me suben al cielo y de golpe me llevan al infierno.
No quiero que hagas el amor conmigo pero sin mí.
No quiero que me mires pero no me veas.
No quiero ser toda tu vida, tus 24 horas, tus 7 días a la semana.
Quiero que compartas tu vida, pero no quiero que compartas la vida que es mía.
Quisiera que me ofrecieras todo lo que hay en ti sin mí, pasa así disfrutar de tu vida y la mía.
Quisiera poder compartir intereses políticos, de deportes, de libros, de amistad…
Quisiera poder confiar en ti para creer que aquello que dices es real, no quiero que me cuentes tus sueños como si fueran reales para después despertar y ver que tan solo era eso, un sueño.
Por mi parte, quisiera despertar de este letargo a la vida, a la risa, al deseo, a la alegría… Pido comprensión y paciencia pero admito que no sé que me produce este desencanto ni como salir de él. En ello trabajo, a solas conmigo misma, pero cuando lo he de hacer junto a ti, me bloqueo, me resisto, me niego… Será la desconfianza de creer en ti para luego vivir como no se hacen realidad tus palabras??

4 comentarios:

la danza de la vida dijo...

me alegro de aquellos días grises pasaran, de no sentirte como sentía en aquellos días, de que aunque se abrieran grandes heridas en tu alma, despues de aquello han zicatrizado bien...me alegro de sentirte entera, con ganas de vivir, con el sentido de la emoción en tu corazón....un beso desde el alma

Serina dijo...

muchas veces es bueno remover el baúl de los recuerdos y ver que lo quedó atras , verlo con otros ojos ...ya sin dolor...y hasta
¿ por que , no? echar unas risas.
un beso

Compartimos? dijo...

Han pasado dos años de esta maravillosa sensación, sentimiento,y a la vez desgarro.
Y comparto contigo que al releer algo ya pasado el resultado es lo de menos.
Estoy seguro, de todos modos, que al escribirlo lo entraste en la historia.
Hasta pronto

Maria Jesús dijo...

Las contradicciones forman parte de la vida y encontrarles el sentido muchas veces nos lleva mucho tiempo... Petonets

Regalos que recibo