INTIMIDAD

Palabras a golpes de fuego.
Sensaciones que explotan por emerger.
Opresión en el pecho por sentir.
Lo bueno y lo malo de ser yo.

domingo, 1 de junio de 2008

Siguen habiendo tantas cosas....



Los días pasan volando.
Hay tanto por hacer!!!
Se me acumulan las tareas.
El deber.

Llegan tantas y tantas informaciones a mi, tantas y tantas cosas a las que querer llegar, que siempre algunas se quedan atrás.

Empiezo a centrar mi atención en el próximo objetivo de tamaño "abismal". Acabé con el catalán. Era una cuestión de orgullo personal. Un reto, durante mucho tiempo por alcanzar, que tenía que lograr. Pero ahora... algo nuevo.. algo personal. Cambio de rumbo.

Por circunstancias personales dejé pronto de estudiar. No seguí por el camino habitual. Me centré en trabajar para ganar dinero y alcanzar lo que para entonces eran metas lógicas. Trabajé y trabajé. Viví una vida absurda para conseguir un objetivo que no era el fin. Por suerte, aún teniéndo que renunciar a todo lo que había conseguido a base de esfuerzo, fui capaz de dejarlo todo atrás y caminar por un nuevo sendero. En aquel tiempo sabía que me debía de preparar. No llegaría a ningún sitio si no me orientaba hacia algún lugar. Y soñé. Soñé con aquello que yo creía que era mejor. Y quise convertir mi sueño en realidad. Siempre, eso sí, condicionada por la circunstancia del momento. Y empecé a prepararme en el campo que creí me serviría para avanzar. Hice cursos varios: Contabilidad, Gestión de nóminas, Ofimática, ... Y poco a poco, años más tarde, empecé a poder rentabilizar todos aquellos conocimientos. Primero de teleoperadora, luego de auxiliar. Al final conseguí llevar un departamento logístico en una empresa. Creí haber llegado a la cumbre. Que aquel sería mi destino final. Hacía lo que me gustaba, el trabajo para el cual me había estado preparando. Pero.... muchos factores influyeron para que yo no acabara allí. Estuve unos años y al fin, lo perdí. Se acabó mi sueño. Sentí que ya no volvería a poder volver a creer en él. Y así fue. Dejé de soñar en seguir por ese camino. Había probado su hiel y no quería volver a probar suerte.

Ahora he cambiado totalmente de sueño. Mi rumbo es otro. Nada tiene que ver. Y vuelvo a empezar el camino de la preparación. Mi destino: ser terapeuta Gestalt y de PNL (Programación Neurolingüistica). Creo que seré buena en esas terapias. Las siento mías. Ahora empiezo un nuevo sendero. Lograré llegar al final.
Y después... Dios dirá.

3 comentarios:

la danza de la vida dijo...

permite a esta danza de mariposas que te acompañe en todos tus caminos, en todos tus senderos...a tu lado, pero caminando por mi senda....un beso corazón

IGNACIO dijo...

De joven tenía claro que quería llegar a ser, y lo fuí rápido sólo centrado en ello, más tarde disfruté del trabajo que escogí, cuando una meta termina, tenemos que escoger otra.

En eso estoy...

Besos.

fire dijo...

me siento orgullosa de ti...
de veras...
ademas...estoy segura de que lograras lo que te propones...
un besazo cielo

Regalos que recibo